Abr
09

Este Madrid

Veinte años, dice el tango, no son nada. Diez, menos todavía. Bueno, tal vez la cosa fuera así cuando una generación duraba algo más que dos telediarios, un contrato casi una vida y un apretón de manos toda una eternidad. Luego, andando el tiempo, no somos nada, mire usted, y no está ya uno ni… Continuar leyendo »