«

»

feb
01

Eagles – Hotel California

La historia del rock esta plagada de leyendas. Es, en parte, lo que ha hecho al rock tan grande: Excesos cometidos por algunos grupos (Mötley Crüe o los Rolling, por ejemplo), muertes de cantantes con posterior suplantación (Paul McCartney), o falsas muertes (Elvis), mensajes satánicos escondidos en estrofas cantadas al reves…

Muchas veces, la leyenda de una canción se crea por la ambigüedad de una letra, por su significado oculto…Hoy vamos a hablar de una de las canciones con más leyendas incluidas en su historia:  Hotel California.

 

 

Aquí, la letra en ingles:

 

On a dark desert highway, cool wind in my hair
Warm smell of colitas, rising up through the air
Up ahead in the distance, I saw a shimmering light
My head grew heavy and my sight grew dim
I had to stop for the night
There she stood in the doorway;
I heard the mission bell
And I was thinking to myself,
‘This could be Heaven or this could be Hell’
Then she lit up a candle and she showed me the way
There were voices down the corridor,
I thought I heard them say…

Welcome to the Hotel California
Such a lovely place
Such a lovely face
Plenty of room at the Hotel California
Any time of year, you can find it here

Her mind is Tiffany-twisted, she got the Mercedes Benz
She got a lot of pretty, pretty boys, that she calls friends
How they dance in the courtyard, sweet summer sweat.
Some dance to remember, some dance to forget

So I called up the Captain,
‘Please bring me my wine’
He said,’We haven’t had that spirit here since nineteen sixty nine’
And still those voices are calling from far away,
Wake you up in the middle of the night
Just to hear them say…

Welcome to the Hotel California
Such a lovely place
Such a lovely face
They livin’ it up at the Hotel California
What a nice surprise, bring your alibis

Mirrors on the ceiling,
The pink champagne on ice
And she said ‘We are all just prisoners here, of our own device’
And in the master’s chambers,
They gathered for the feast
They stab it with their steely knives,
But they just can’t kill the beast

Last thing I remember, I was
Running for the door
I had to find the passage back
To the place I was before
‘Relax,’said the night man,
We are programmed to receive.
You can checkout any time you like,
but you can never leave!

 

 

Según cuenta la leyenda, la canción habla de un hotel al que llega Don Henley a hospedarse, y en el cual es recibido en el umbral por una chica llamada Mercedes. La chica, resulta ser, sin que él lo sepa, un fantasma, al igual que todos los demás huespedes, y estan prisioneros en el hotel para siempre. El lugar supuestamente referido en la canción existe, se llama Hotel California y si váis a Todos los Santos, en La Paz, podréis hospedaros en el.

 

Curioso recorte de periódico

 

Lo más curioso del asunto es que según dicen, la historia de la que habla la canción es una leyenda que pesa sobre ese hotel. Es decir, que antes de existir la canción (recordemos que “Hotel California” pertenece al album del mismo nombre publicado por Eagles a comienzos de 1977), ya existía una leyenda sobre ese lugar que contaba exactamente lo mismo que nuestra canción protagonista de hoy, aunque todos los miembros del grupo han dicho por activa y por pasiva que no han pasado por allí jamas…

Pero la historia de la canción no termina ahí. Para continuar debemos hablar de Howard Stanton Levey, quien más tarde se cambiaría el nombre a Anton Szandor LaVey (Abril 1930 – Octubre 1997) y conocido por ser el fundador de la iglesia satánica y autodeclararse el Papa Oscuro. Durante muchos años, se vinculo al grupo con el movimiento satánico debido a unas (supuestas) declaraciones de Larry Salter, el representante de la banda, al diario Tribune-Herald de Waco, en las que afirmaba que la banda tenía una estrecha relación con la Iglesia de Satán. Tambien se afirma que Lavey aparece en la fotografía que forma parte de la portada/contraportada del album (hecha  en el hotel Beverly Hills, no en el Hotel California de Todos los Santos):

 

 

Si tomamos una versión más clara de la foto de la contraportada…

 

 

Podremos ver, siempre según la leyenda, en la esquina superior derecha, a Lavey:

 

 

Hasta aquí, las leyendas, que indudablemente han ayudado a encumbrar la canción hasta ser una de las más famosas de la historia del rock (mucha gente la sitúa al lado de “Starway to Heaven y “Bohemian Rhapsody“).

La realidad, como siempre suele ser menos interesante. Según la propia banda, que ha negado reiteradamente todas las historias anteriores, la canción es una alegoría acerca del hedonismo y la autodestrucción de la industria de la música a finales de los 70. Tal como declaró Don Henley  es ” básicamente una canción sobre el lado oscuro del sueño americano y sobre el exceso en los Estados Unidos”.

Lo bueno que tiene la música y sus letras, es que cada uno puede interpretarlas como prefiera, y quedarse con la realidad, o con las leyendas…

Be Sociable, Share!

Entradas relacionadas:

Un comentario

  1. Cumplimos nuestro primer año con vosotros » Los hijos de Khain escribió:

    [...] contra la “Ley Sinde“, vivido el terremoto Wikileaks, nos hemos trasladado al “Hotel California“, hemos resuelto el cubo de Rubik en 20 movimientos, escuchado la “Marcha [...]

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.


*

Sitio web optimizado por: Posicionamiento en Google
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Plugin WordPress Maintenance